Complemento a las pensiones de madres trabajadoras.

Hoy hablo del complemento a las pensiones de madres trabajadoras y la verdad, con todo esta locura de mi maternidad , hay veces que siento que se me escapan las novedades que hay por el mundo. No sé si enterarme tres meses después de que se aprobara la reforma de las pensiones, es algo que me beneficie. Bueno creo que si. Esos tres meses que me he ahorrado de, por un lado quedarme ojiplática perdida y  por otro, la mala leche que se me ha puesto al leer tal desaguisado.

Si hay alguien más enterado sobre este asunto en la sala, nerviosita estoy por oír su opinión. Pero de momento yo doy la mía que para eso la tengo.

La reforma habla de un complemento a las pensiones de madres trabajadoras. El aumento de la pensión será del 5% si se han tenido dos hijos, como mínimo; del 10% cuando sean tres hijos y con cuatro o más, llegará 15%.

El texto de la enmienda explica que este nuevo complemento por maternidad en las pensiones contributivas tiene como objetivo “reconocer, mediante una prestación social pública, la contribución demográfica al sistema de Seguridad Social de las mujeres trabajadoras que han compatibilizado su carrera laboral con la maternidad”.

Para empezar, enhorabuena a aquellas que cumplen todos los requisitos, porque no es que se vayan a poder ir a hacer un crucero al año con su pensión de jubilación, pero oye, todo lo que sea cobrar un poco más, bienvenido sea.

Por otra parte; vale que históricamente y a día de hoy, somos mayoritariamente las mujeres las que llevamos el peso de la crianza y el sacrificio que eso conlleva, pero yo abogo porque los papeles vayan cambiando, así que la discriminación ventajosa tampoco me gusta un pelo. Me da a mí en la nariz que siempre esconde una trampa.

“Como tú vas a cobrar un mísero complemento de 5% allá en un futuro lejano, ahora te encargas tú de esto de criar y trabajar a la vez, que tampoco es tan difícil. Y si tienes un salario menor o peores condiciones laborales que un hombre, pues tampoco pasa nada que algún día dentro de 30 años, te lo compensarán”.  Muy bien, promoviendo  la igualdad. Déjate de complementos y ayuda a que las condiciones laborales a día de hoy sean iguales para todos.

Estoy convencida que los políticos son seres extraterrestres que vienen a dar por rasca una temporada al planeta Tierra y luego se van. A veces no pueden vivir más alejados de la realidad social.

mujer conciliando.mamatodoeldia

Y ya el colmo; si tienes un solo hijo, por mucho que hagas malabares para conciliar, te hacen una pedorreta en toda tu cara. Que se ve que por tener hijo único no tienes problemas de horarios y compatibilidades. O es que hay grados en esto de la maternidad.

Conciliar en mucho casos es sinónimo de ir echando el higadillo, con tu conciencia acechando porque no estás lo suficiente con tus hijos. Conformarte con un salario menor, relegarte a mandos intermedios como mucho y un sinfín de sinsabores que toda mujer trabajadora sufre por el simple delito de ser madre. Y ahora vienen y te lo agradecen con 5%. Gracias. De verdad, gracias; pero seguro que más de una hubiera preferido que el gobierno y las empresas ayudaran realmente a ser  una madre que además trabaja, sin tener la sensación que no te da la vida para más.

Y todo esto, claro, si cuando llegue el momento todavía tienes hijos menores de 26 años a tu cargo.  Que teniendo en cuenta que la edad media de reproducción en España ronda los 32, pues va a ser que van a ser un puñadito de ná. Tócate las narices.

¿Y las que hemos intentado por activa y por pasiva conciliar y no ha habido manera? ¿Qué pasa con nosotras? Una vez más somos invisibles para la sociedad y yo me desespero.

Que mire, que yo tengo dos hijos, que quiero trabajar. Que no solo era una persona formada antes de tenerlos, es que desde que soy madre, y con la esperanza de volver al mundo laboral algún día, he seguido formándome. Y que no hay manera. Y que yo coticé un montón de años y que mi situación personal hace que para mi sea imposible trabajar más allá de las cuatro de la tarde.  Que gracias a Dios, maridín tiene un trabajo, que mal que bien nos da de comer a los cuatro, a pesar  del coste personal de perderse un montón de cosas de sus hijos.  Y que me quema algo por dentro, al darme cuenta que ser madre ha significado miles de cosas fantásticas que nunca pensé que viviría; pero también, que ha supuesto la invisibilidad. Nadie me ve. No trabajo. No cotizo. No existo.

Y digo yo si no sería mejor que en vez de un mísero complemento del  5% con miles de pegas, se incentivaran las jornadas más flexibles y el trabajo a las mujeres.

Porque yo tengo la inmensa suerte de disfrutar de mis hijos, lo sé; pero me reconcome la idea de querer  ser algo más que madre. Ya no solo por desarrollo personal, sino también porque por aquí tenemos la incómoda costumbre de comer y vestirnos; y con un sueldo, a veces, es difícil. Miles de mujeres sacrifican su incorporación al trabajo por criar a sus hijos y cuando pasan los años se quedan delante de la más cruda realidad. Sin trabajar desde hace un montón de tiempo, se encuentran descolgadas del ámbito laboral, lo que hace más difícil volver a él, si cabe.

Y no hay 5% para ellas. Porque son invisibles.  Porque no cotizaron lo suficiente y porque renunciaron y les obligaron a renunciar, a su propia visibilidad. Para ellas, para nosotras, no hay nada.                                          

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *