Cuando luchas por ser madre

EL mundo está lleno de mujeres valientes que llegan a ser madres porque no contemplan la opción de rendirse. Lo sé por experiencia propia. A mí me costó mucho ser madre y estoy convencida de que lo conseguí, porque jamás me plantee la opción de abandonar. Pero hoy no hablo de mí.
Hoy en la sección Artista Invitada, nos habla María (nombre ficticio), una mujer fuerte que luchó hasta el infinito para conseguir ser mamá. Una historia extremecedora con final feliz, que ayuda a reflexionar sobre el amor que se tiene a los hijos incluso antes de nacer. María luchó por su hijo mucho antes de que este llegara al mundo. Definitivamente, no hay amor mas grande que el de una madre

“Me llamo María, por ejemplo.  Siempre quise ser madre joven, me case con 22 años y fui madre con 37, después de muchos obstáculos. Les voy a contar mi historia, la historia de mis hijos.

Después de muchos meses desando ver un test positivo, empecé a hacerme preguntas. Empezó todo un mundo para ser madre, primero con unos simples test de ovulación y análisis temperatura basal y después ya con inseminaciones,  fecundaciones in vitro, dilataciones de útero, histeroscopias, una operación para quitar el  tabique en el útero, un embarazo bioquímico, un ectópico… en fin, no fue un camino de rosas……

Después de muchos intentos y problemas ¡¡ Mi sueño por fin se cumple¡¡. Son dos, así lo confirma la ecografía, que felicidad de sabor a pastelito. Cruzamos los dedos porque todo por fin ha salido bien. Pero la vida todavía nos daría una sorpresa más.

A partir de la semana 12 empezó mi calvario. En la ecografía se ven mis niños, chico y chica pero había un problema. El pliegue nucal de la niña es brutal: 6.9, el máximo es un 3. Directamente nos mandaron al hospital, no sin antes decirnos que la niña venia con malformaciones severas y que sería casi imposible salvar al niño. Os podéis imaginar mi cara y la de mi pareja  camino al hospital, llorando… Una vez allí nos hablan muy claro, nada de esperanza, estamos en la semana 12, hay tiempo de abortar.

Nos citaron para hacer una biopsia a la nena, para saber antes de la semana 16 a que nos enfrentabamos.  Síndrome de Edwars, incompatible con la vida. Mi niña, mi estrella, no tenía posibilidades. Ojalá hubiese sido un Down, pero no fue así y nos proponen dos  soluciones; que la vida siga su camino y dejemos que siga creciendo, (la mayoría de estos niños suelen morir dentro de la madre, así también ayudaríamos a nacer a mi hijo); o de lo contrario, hacer un aborto selectivo.

ecografia

Perdonar que sea tan descriptiva, aun así no puedo plasmar todo lo que sentí esos días. Los peores días de mi vida. Decidimos  el aborto selectivo. Se trata de pararle el corazón al embrión, de esa manera si salía bien, teníamos muchas posibilidades de ver a nuestro hijo. Pero salió mal, y la bolsa de la niña se rompió. Me ingresaron y me dijeron que era cuestión de horas, a mas tardar días, que me pusiera de parto y perdiera a los dos bebes. Después de lo que me había costado llegar hasta allí, conseguir un embarazo y ahora me encontraba con esto.

Los días pasaron y mi niña seguía viva, sin liquido y la bolsa abierta y nos mandaron a casa con la angustia de que en cualquier momento me ponía de parto. Solo estaba de 16 semanas.

Que largo y pesado era todo, comentarios de los médicos, opciones, opiniones…  mi vida estaba en peligro también…. tormento de días, no podía abortar. Decidí seguir y volvieron a realizar el aborto selectivo en la semana 20. Fue allí cuando murió Sofía, era un angelito que no tenia culpa de nada y se quedaría allí con su hermano hasta que él quisiera salir.

En la semana 28 empezamos a hacernos ilusiones de que le veríamos la cara a nuestro hijo.

Y nació por fin. Sano. Pero yo tengo dos hijos y que me llamen loca… me da igual. Espero no haber lastimado la sensibilidad de nadie, he dejado de contar muchos detalles, muchas noches de lloros. Nunca nos dijeron que fuera fácil, pero lo conseguimos. Y por fin, después de todo, soy  madre.”

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *