Frases que juzgan tu maternidad

La maternidad trae a tu vida unas ojeras profundas hasta las ingles y un cansancio infinito, pero también te enseña un montón de cosas chulis que jamás soñaste que aprenderías.

Una de las que más tengo presente desde que soy madre, es el no juzgar. Yo, que presumía de tolerancia, me doy cuenta ahora que mi nivel de respeto a lo ajeno no era ni mucho menos el deseable. Es ahora, que soy madre, cuando me doy cuenta del verdadero significado de esa palabra. Y todo porque he aprendido que cada niño es un mundo distinto y que ser madre ya es bastante duro como para que te vayan tocando las narices.

Cuando tu  intentas hacer las cosas lo mejor que puedes, te da una patada en el higadillo que alguien juzgue tu manera de ser madre. Vale que muchas veces pienso en huir, pero eso no lo he puesto en práctica (de momento) y jamás haría algo conscientemente que creyera que no es lo mejor para mis trastis.

Cuando llegué al mundo maternal, me di cuenta que esto no se trataba solo de criar; sino que también había que lidiar con algunas frases que todaaaas las madres de mundo hemos oído y que yo intento no repetir.  Digo intento, porque las hemos escuchado tantas veces desde tiempos inmemorables, que hasta yo, a veces, caigo en la trampa. Son esas frases que juzgan tu maternidad.

mama abrazo.mamatodoeldia

“Este niño tiene hambre”. Será que yo quiero matarlos de inanición. ¿Alguien puede pensar que si yo creyera que mis trastis tienen hambre, yo no les voy a dar de comer?. Luego está la versión “tiene sueño”, que es de mis preferidas, porque me dan ganas de gritar “Y yo también”.

Pues si mis hijos tienen hambre o  sueño, seré la primera en darles de comer o dejarles que duerman; pero por favor, en ese preciso momento en el que los dos se comunican a grito pelado, tirados en medio de la acera, esos sutiles comentarios,  solo pueden hacer que se me activen los instintos asesinos que por algún lado sé que tengo.

Que te digan que tu hijo tiene hambre o sueño,  es como que te estén diciendo que no eres capaz de calmar sus necesidades más básicas. Y oye, quizá otras cosas hago mal, pero hasta ahí, llego.

“No lo cojas en brazos que se acostumbra”. Que yo sepa mis hijos viven conmigo, así que si se acostumbran el problema es mío y no  tuyo; a la que le va a doler la espalda es a mi y no a ti, así que ¿qué narices te importa a ti que se acostumbren? Y si se acostumbran, ¿a qué?.

¿A querer mimitos cuando están cansados? ¿A buscar refugio cuando están tristes? ¿ A sentirse seguros cuando tienen miedo? Pues es que yo no veo el problema por ningún lado. Quiero niños, no héroes.

“Que niño mas antipático que no da besos”. Uff, esta especialmente me toca las narices.

Será porque por esa vara de medir yo soy muy antipática. Lo primero, a mi si me los da, así que plantéate a ti, porque no lo hace. Lo segundo, ya lo he explicado en alguna ocasión. Decir hola es un signo de educación, besar es un acto de cariño que quiero que mis hijos hagan cuando les apetezca. Y esto me trae muchos problemas porque sé que es difícil de entender. Defiendo la libertad de mis hijos para expresar su amor y les exijo educación. No es lo mismo. Al menos para mí, y da la casualidad que la madre del niño que tú llamas antipático soy yo. Y por cierto, yo no digo lo que pienso de ti; así que tengamos la fiesta en paz.

“¿Todavía duermen contigo? No los sacaras nunca de tu cama.”. Y aquí perdonarme, pero siempre me sale una sonrisa. Porque esa frase antes de ser madre la he dicho yo miles de veces y es la peor de todas por absurda. Yo y mi imaginación desbordante, vemos a los trastis con veinte años, construyendo una cama gigante, para que quepamos todos.  Mi pirata y su novia, mi princesa y su chico, maridín y yo. Definitivamente, se que los sacaré de la cama. Así que con esta frase solo puedo decir que, no estamos matando a nadie y que, tranquilos, mis hijos saldrán de mi cama antes o después. Que nadie lo dude.

Y vosotras ¿Cual es esa frase que estáis cansadas de escuchar y que jamás repetiréis?

 

2 Comments

  1. Yo la que odiaba y nunca la hago ni la había hecho antes es cuando son bebés y te preguntan ¿le das pecho? ,a ver yo no voy a la gente y le preguntó has comido lentejas??? Jajajaja si toman pecho bien y sino también no entiendo esa curiosidad!!! Jejeje

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *