Mis hijos no regalan besos. Y yo tampoco.

Ains los besos…!. Reconozco que en este tema tengo detractores. Yo soy de las que, si sus hijos no quieren dar besos, no obligo. Me la trae al pairo lo que piensen los demás; pero tengo que reconocer que la presión por parte de propios y extraños para que tus hijos no parezcan mal educados, es grande y, a veces, hasta yo sucumbo.

A mí también me cuesta besar a diestro y siniestro y porque si; así que entiendo que no repartan afecto si no les apetece.

Quiero educar a mis hijos para cumplan unas normas mínimas de cortesía: que pidan las cosas por favor, que den las gracias, que digan hola y adiós y que den besos. Muchos besos y abrazos y expresen su amor. Pero lo de los achuchones, solo si les apetece, por favor. Y esto, que parece una obviedad, en ocasiones, es misión imposible sin parecer que estas criando a dos niños en estado medio salvaje.

No señora, mis hijos están socializados y viven en comunidad, lo que pasa es que usted, con su pelo cardado y su olor a perfume pachuli,  tira para atrás. Mis trastis no son mal educados, son tímidos y sobretodo prudentes. Yo tampoco la besaría.

niña dando un beso a la muñeca. mamatodoeldia

Pongamos el caso. Vas por la discoteca, con tus amigas, pasándotelo cañón.  De repente se acerca un maromo de 1,90, musculado, con cara de pocos amigos y voz profunda.  Lo mas parecido a un ogro de cuento infantil. Se acerca hasta ti, baja hasta tu metro sesenta y cinco y te dice sin más:

-¿Me das un beso?.

Tu, flipada, agachas la cabeza y dices un no que casi no lo oye ni el cuello de tu camisa. Te agarras a la mano de tu amiga pidiendo socorro. Para tu sorpresa, tu amiga, también insiste y te dice

-Si, venga, dale un beso

Pues señores, yo lo único que pensaría es: ¿Por qué narices tengo que darle yo a este mal encarado un beso si no lo conozco de nada y además no me gusta un pelo?.

Eso, no es mala educación, para quien lo dude. Eso es instinto de supervivencia. Que una cosa es ser amable y otra ir por ahí repartiendo amor. Si de amabilidad se trata con un “hola ¿como estás?” yo creo que va bien.

Al fin y al cabo, ¿besa usted al carnicero? ¿y al del gas?. No, claro. Pues me parece bastante normal y hasta bueno, que la princesa y el pirata no quieran abrazar a un desconocido solo porque este se lo pida.

Recuerdo cuando era pequeña. Pasábamos los veranos en la playa. Mi abuela salía a pasear con su hermana todos los días; así que yo me la encontraba mañana y tarde.

Las dos me pedían dos veces al día, un beso. Yo no entendí nunca aquello y siempre me quejaba:

-Pero si te he visto esta mañana!. Pero si te vi ayer!.

Adoré a mi abuela muchos años después, cuando fui más mayor, y tengo que decir que no tuvo nada que ver aquellos besos obligados.

Porque al fin y al cabo , ¿de qué sirven los besos obligados?. De nada. No demuestran amor. No son necesarios para demostrar educación. En realidad son el acatamiento de una norma establecida por la sociedad, que no creo que sea demasiado adecuada. Cuando veo a mis amigas les doy un beso;  cuando me presentan a alguien, también. Pero yo, que soy un poco cardo borriquero, tengo que reconocer que si veo a mis hermanos o a mi madre todos los días, no les beso cada vez. No creo que signifique que nos queremos más ni menos. El amor se puede demostrar de otras maneras. Respeto al que lo hace y hasta puedo decir que lo admiro, porque a mí me cuesta hacerlo. Solo pretendo que también me respeten a mi.

No regalo besos, mis hijos tampoco. Pero somos buenas personas, y te aseguro que si puedo ayudarte en algo, me dejaré la piel en intentarlo.

Quiero que mis trastis sean amables con todo el mundo. Siempre. Que demuestren su afecto a quien ellos quieran. Cuando ellos quieran. No quiero que crean que es normal exigir un acto de amor y que se sientan obligados a ello. Eso me da a mí en la nariz, que no puede ser nada bueno.

¿Y vosotras? ¿Cómo llevaís este tema? ¿Pensaís que es un signo de educación que hay que cumplir o que por el contrario es, en ocasiones, prescindible? .

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *