No eres madre si nunca…

No eres madre si nunca…

Hablaba el otro día con mi amigo Javi y le explicaba cómo había cambiado todo desde que soy madre. Porque hay cosas que jamás haría alguien que no tiene hijos y que inevitablemente todas las que los tenemos, terminamos haciendo. Sé que desde fuera, todo es propio de alguien que anda por la vida algo desquiciado, y no le falta algo de razón. Sospecho que tras nuestra breve cita, mi amigo me ve con otros ojos. No sé si vi en él; cierto descojono o más bien algo de preocupación, por el estado de media locura en el que me encuentro. Pero de cualquier modo,  si no estas inmersa en el mundo maternal, es difícil de entender. Por eso y sin que sirva de precedente me atrevo a decir que no eres madre si nunca…

  • Has llegado al trabajo y cuando has ido a sacar tu móvil, te has dado cuenta que te ha acompañado hasta allí, Sam el bombero y la mitad del menaje de cocina de Pepa pig. El otro día, estaba en el supermercado y me pase un buen rato para encontrar la cartera. Eso sí, saqué dos coches, uno rojo y otro azul y una muñequita de pin y pon. Y de paso me puse roja como un tomate. Que da la sensación que somos un desastre y no tenemos nada controlado. Que nooooo, que lo importante está bajo control. Lo demás son hechos aislados no concluyentes. De verdad.
  • No eres madre si nunca has limpiado a tus hijos los mocos con lo primero que tenías a mano. Tú, que siempre vas cargada con tres paquetes de toallitas y dos de pañuelos, llega el día en que tu heredero pega el estornudo de su vida y salen mocos disparados a propulsión por varios frentes. Rebuscas y rebuscas en el bolso y oh casualidad, hoy no llevas todo el armamento de limpieza; así que, tú que eres una madre de recursos y no te achantas con nada, tiras de manga de chaqueta y ya está. Limpio como una patena.  Ojito, no hagáis esto con un suéter de lana, que los mocos de ahí son difíciles de sacar. De esto da fe mi amiga Pili, que pasó un mal rato intentando deshacerse de ellos en una chaqueta negra, donde los mocos no pasan desapercibidos fácilmente.  Vamos, me dicen esto hace unos años y salgo corriendo.
  • No eres madre si nunca has salido del baño con los pantalones por los pies, dando saltitos de canguro y preguntando qué está pasando en respuesta a los gritos desgarradores de tus hijos. Menos mal que nadie ve la escena, porque la verdad, pegar la bronca a los trastis, con cara de loca, subiéndote los pantalones, es de todo menos autoritario. Será por eso que me miran como sorprendidos pensando “¿y esta de donde sale?”
  • niña escondida.mamatodoeldia
  • Si, las madres tenemos cierto punto de  locura porque ¿qué se puede pensar de alguien, que en mitad de una interesantísima conversación sobre el origen del universo y sin dejar de hablar, coge a su hijo, planta toda su cara en el culo del pequeño y dice: “Huele a caca, voy a cambiarlo”? Pues si la interlocutora también es madre; lo entenderá perfectamente y te ayudará con las toallitas sin dejar la conversación. Si por el contrario, tu compañera de debate no tiene hijos, le habrás cortado el rollo para el resto del día. Solo nosotras las madres, podemos limpiar una caca de cuarto kilo que huele a 10 km a la redonda, sin pestañear. A los demás, se les queda el mal cuerpo toda la semana.
  • ¿Y qué me decís del coche? Cualquier día recibo una sorpresa y me doy cuenta que han crecido patatas debajo del asiento. Digamos que tengo un coche-bunker ecológico por la cantidad de restos biológicos que hay dentro y porque podríamos vivir un mes entero sin salir de allí. Botellas de agua, restos de rosquilletas, toallitas a tuti plen, una piruleta mordida, juguetes varios… Juro por lo más sagrado que lo limpio a menudo, pero inevitablemente, al día siguiente, esta otra vez igual. Y cuando alguien asoma la cabeza dentro de él, quiero morir, de la vergüenza que paso. Seguro que piensa que soy una cochina. Solo lo entiende la que es mamá…porque lo tiene igual.

Así que ya sabéis, me podéis contar sin ningún pudor que es eso que hacéis y que solo las que vivimos la maternidad, entendemos. Yo sería incapaz de juzgar a una igual. En esto estamos juntas, soy toda oídos.

7 Comments

  1. No se cual de todas es más cierta! Jajaja he pasado por todas ellas. Le sumaría la del momento de meterte en la ducha con el calefactor desprendiendo ese calorcito agradable,porque ya hace fresquito, y tu pequeña viene, abre la puerta , y te dice… mami no cierres la puerta! Y se va. Y ahí te quedas más helada que una llave…y así hay mil. Besos mamis!

  2. Madre mía yo tb soy bimadre de dos niñas una de 5 y una de 2 y entiendo todas tus situaciones a la perfección jejeje me encanta como lo expresas!!!

  3. Pues si Gema, tal cual lo cuentas es mi dia a dia, el coche sucio, oler la caca…. madre mia!!
    Recuerdo cuando aun no era madre que veia estas cosas…
    Un dia sali de casa corriendo,como es habitual, no os pasa a vosotras? Siempre falta tiempo para todo, nos ibamos al cole y esa mañana no habia hecho caca, normalmente la hace, pues al llegar al cole tenia ganas,aun no habian abierto asi que lo cogi al aire intentando evitar que nos vieran pero un coche por aqui otro por alli, aquello salio y alguno lo vio….siempre tan oportunos, o cuando entramos al supermercado, cojo numero y despues de esperar 10,15 minutos y me va a tocar, me dice: mami tengo pipi! Espera hijo que ya vamos…mami mami que me hago pipi….lo.dejas el numero, el carro y casi hasta tu bolso por salir corriendo,y la dependienta mirandote y pensando:
    Señora lo siento pero paso al siguiente…
    Jajajajjajajajja, un.besito a todas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *