Quiero el mejor colegio para mis hijos

Pues eso, que yo también quiero/merezco el que yo creo que es el mejor colegio para mis hijos.

El curso que viene los trastis pasan a primero de primaria, y será porque soy una madre helicóptero, una madre que sobre protege, una madre tigre o simplemente la madre que los parió, que me está entrando un pánico escénico importante, ante el cambio de etapa de mis niños.

Que no es que yo esté descontenta con el colegio que van ahora, para nada, pero estos 3 años, han sido un espejismo y soy consciente de ello. Han sido 3 años con sus más y sus menos, pero tuvimos la suerte de encontrarnos con un profesor muy guay, que ha sido un oasis en medio de lo que, a veces, es el desierto de la educación en España. Se acabó la educación emocional, se acabó el respetar sus tiempos de aprendizaje, se acabó el tratarlos como niños y no como robots.

Ahora empieza lo serio. Ahora tenemos muchas probabilidades de encontrarnos con un profesor de esos clásicos de toda la vida, de los que no se han adaptado a los nuevos tiempos en materia de educación y que a mí me ponen los pelos como escarpias nada mas  pensarlo.

Por esta razón, precisamente, me decidí a presentar la solicitud en uno de los dos colegios que hay en mi pueblo.

Aquí hago un parón. Recapitulo. Mis hijos van a un colegio fuera de mi pueblo. En mi pueblo solo hay dos coles. Uno público y otro concertado. El público tiene niños por encima de la cabeza, uno más y empiezan a colgarse de las lámparas, porque no les cabe ni media pierna de lado.

El concertado solo ofrece 25 plazas. Aquí es cuando me acuerdo de toda la corrupción española, que  en Valencia, concretamente, se quedó con el dinero destinado a construir colegios  y se dedicó a hacer barracones. De vergüenza, vamos.

Bueno, pues lo tenía difícil, lo sabía, pero lo que no me esperaba, es lo que me he encontrado. Si, Mamás todo el día,  conseguir entrar en el colegio que tú quieres, es una aventura sin precedentes en la que hay lucha a muerte por una plaza, en mi caso, por dos.

Y la lucha, a veces, es con otros padres/ madres que intentan lo mismo que tú, que sus hijos vayan al que ellos entienden que es el mejor colegio, eso es perfectamente entendible; pero que la lucha venga por presuntos chanchullos e irregularidades que puedan hacer los colegios, a mí, eso, vamos, a mi es que eso me enciende y me pone en pie de guerra.

Lo que ha pasado exactamente es un poco largo, y francamente, me veo incapaz de resumirlo, pero si quieres saberlo, pincha aquí.

Así que, llegado este momento, me planteo varias cosas y me gustaría saber si esto pasa en el resto de España y al resto de madres en general.

Quiero la mejor educación para mis hijos. Quiero un colegio que potencie sus aptitudes y los trate como niños y no como números. Quiero que sean felices y en el micro cosmos que es el colegio, se les cuide.

Es difícil conseguir esto en colegios masificados y pone de muy mala leche, no tener opción a poder acceder a aquellos que no lo están.  En esta casa, ni se nos pasa por la cabeza llevar a los trastis a un colegio privado. No nos llega el sueldo para eso (por cierto, te recuerdo que en mi tienda www.mamatodoeldia.com encontrarás ropita de 2 a 14 años muy chula y a precios guayyysss).

Así que, me parece treméndamente injusto, que yo tenga que conformarme con lo que hay, en algo que puede marcar la vida de mis hijos los próximos 12 años, como mínimo. Y me parece frustrante que llevar a tu hijo a un colegio o a otro, no dependa de sus padres; si no de la zona donde vives, del dinero que tienes, y de los presuntos chanchullos que hacen los coles para meter a los alumnos que ellos quieren.

Muerdo si te metes con mis hijos y para mí, sin la educación, no hay ética, ni productividad, ni desarrollo personal, ni lucha en contra del machismo,  ni  progreso económico, ni muchas cosas más.

Ahora mismo, yo me siento como si no estuviera apuntada en la lista vip de la fiesta. Y yo quería estar en esa fiesta. Quería que mis hijos fueran a esa fiesta y caramba, como toca las narices saber que, no es que no te hayas apuntado, es que había dos listas y tú estabas en la equivocada. El portero, ni se ha dignado a mirarme a la cara. No, así no. Así no se hacen las cosas y yo no pienso callarme ante eso.

Otra cosa es, que a estas alturas, yo siga queriendo que mis hijos vayan a ese colegio que quizá, no lo sé, no haya cometido ninguna ilegalidad, pero que desde luego ha cometido una inmoralidad con un montón de padres que habían puesto las esperanzas allí.

Si tú también has tenido una experiencia similar, me gustaría que me contaras cómo te sientes.

Y por supuesto, si te parece injusto que la educación de nuestros hijos dependa de tantas cosas ajenas a nosotros, comparte. Nunca se sabe el poder de las madres donde puede llegar.

1 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.