Ser madre y mujer al mismo tiempo.

Cada día lo tengo más claro, ser madre y mujer al mismo tiempo es duro de narices…

Por eso hace tiempo que no escribo. Por eso y porque primero, el  1 ENCUENTRO DE MAMAS TODO EL DÍA me ha tenido muy ocupada y segundo, tengo un lío mortal en mi cabeza que no me deja pensar con claridad.

Tengo 44 años, dos hijos de tres años y un maridín que de lunes a viernes trabaja fuera de casa. Y estoy cansada.

Hoy he hecho una entrevista de trabajo. Mi curriculum lo dice claro. Soy mujer, tengo mis años, tengo hijos  y mi experiencia es más que demostrable. Si alguien me llama, ya sabe lo que se va a encontrar. Por eso, entrevistas como la de hoy, no las entiendo.

Literalmente, mi interlocutor me ha dicho que necesita a alguien que esté en la oficina con toda disponibilidad  por 700 euros al mes y que mis hijos son demasiado pequeños para esto y tengo demasiada experiencia para trabajar por ese sueldo. Ni si quiera ha dejado que yo decida si quiero ser explotada de esa manera; o simplemente me plantee que, necesito tanto el dinero, que tengo que sacrificar el tiempo que paso con mis hijos. Quizá era consciente del abuso de su propuesta.

Despues he  pensado en mis tiempos de facultad, en mis másteres, sobre todo el último, que lo hice el año pasado y que me costó los ahorros que no tenía, en las veces que dediqué jornadas eternas para sacar trabajos adelante y lograr ser una buena profesional. En todos esos momentos que hice un esfuerzo para poder tener un futuro y que ahora valen de poco.

Y la verdad, no culpo ni a ese, ni a ningún empresario. Al fin y al cabo las empresas están para ganar dinero y está claro que las madres, oh pecado mortal, tenemos otras prioridades antes de dejarnos la vida trabajando, como por ejemplo, ver crecer a nuestros hijos;  pero a mí la cabeza me va a cien mil por hora desde hace tiempo y no se por donde tirar.

abrazo.mamatodoeldia

Ahora mismo estoy en un bucle en el que, soy incapaz de disfrutar de mi estado de inempleada porque necesito trabajar; pero también me resisto a buscar un trabajo que por horario haga que no vea a mis trastis. La idea de que mis niños crezcan sin ver a su padre ni a su madre, se me clava como un puñal lleno de remordimiento y es difícil de superar.

Si, lo sé. Miles de niños se crían así. Yo misma lo hice, y aquí estoy. Con algún trauma que otro pero sobreviviendo. Pero el sentimiento de culpa pesa mucho.

Culpa por no aportar nada a la economía familiar, pero culpa también por ser incapaz de disfrutar del privilegio de estar con  mis hijos.

Y así estoy metida hasta el cuello en una espiral de: quiero trabajar pero necesito una jornada que concilie mi vida familar; debería trabajar a pesar de no verles porque  la aportación económica haría que viviéramos más tranquilos; me olvido de lo que parece un imposible y empiezo a disfrutar de la vida de ama de casa y madre. Y  otra vez vuelta a empezar.

Lo sé. No hay por donde cogerme. Todo lo que me digáis me lo merezco. Ahora mismo, en esta comunidad que sigue mi blog somos más de 4200 madres. De todas estas mujeres, habrá muchas que no trabajan, otras que tienen la suerte de hacerlo con un horario conciliador y otras que no les queda más remedio que sacrificar su vida familiar para poder hacer la compra de la semana.

Y aquí estoy yo pesando en la cuadratura del círculo. Si, ya he comprobado que es imposible tener un horario compatible con mi maternidad. Ahora hay que decidir si me quedo el resto de mi vida en casa o me tiro la culpa a la espalda y me incorporo al mundo laboral sin ningún remordimiento y aceptando que los trastis no vean a su padre en toda la semana y a mí un ratito por la noche.

Oer, lo siento; pero se me hace duro. Y que conste que aquí la menda, no ha dejado ni un momento de darle vueltas a la cabeza para encontrar la formula del trabajo en casa. No he dejado de formarme y de inventarme cosas para encontrar la solución. Pero he sido incapaz. Y se acerca el momento de la decisión final. Ya no puedo esperar más.

Con mis 44 años y mis dos hijos de tres años, soy la candidata perfecta para quedarme en casa el resto de mi vida; pero tengo a mi Pepito Grillo particular revolucionado, diciéndome a todas horas que me estoy rindiendo y que eso no es propio de mí.

Y entonces me acuerdo de aquella canción que oía en la radio de pequeña, mientras la chica de turno que nos cuidaba, estaba friendo patatas para la cena y yo preguntaba cuanto faltaba para ver a mi mamá.  Aquella canción que decía: “la vida es así, no la he inventado yo”. Una canción que pasados los años volví a oír y  que pensé que  era excusa muy banal, una excusa demasiado endeble para aceptarla.

Y vuelvo a sentir lo mismo. Las terribles ganas de salir de casa y demostrar que soy una mujer muy válida y las terribles ganas de proteger a mis hijos bajo mi regazo, de estar con ellos y no sentir que los abandono.

Definitivamente que difícil es ser madre y mujer al mismo tiempo…

2 Comments

  1. Si reina es complicado que me lo digan a mi trabajaba 7 horas jornada continua a 5 min andando desde mi casa ,de lunes a viernes y estaba encantada de 8 a 15:00 aunq mi madre tenía que llevar a las niñas al Cole pero estaba luego con ellas genial hasta el año pasado que mi jefe abrio otra clínica a dos horas y media de aqui y me ofreció irme alli tres días y dos aquí o bajarme la jornada y trabajar sólo dos días aquí ,la verdad no estamos muy bollantes de money pero hablé con mi marido y apoyo mi decisión nada curro sólo dos días y estoy como tu no jejejeje

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *